Un poema de "Silva de extravagancias".


TIEMPO Y MAR


Sobre mi mar, el tiempo se derrama
como una lluvia inmóvil,
como una somnolienta travesía
hacia mundos o estrellas imposibles.
Hay tiempo detenido en las orillas
que tantos viejos soles albergaron,
y tiempo inmemorial entre las olas
que acercan y separan.
Tiempo diluye el viento y sus aullidos
entre los ojos ciegos de las rocas,
y tiempo en las escamas de los peces
que lloran su silencio.
Duermen su noble tiempo las columnas,
las islas, las estatuas,
y se cubren de tiempo las palabras
de los oscuros muertos olvidados.
Tiempo hienden las proas de las naves
y molienda de tiempo las arenas
esconden en sus oros, y las algas
verde tiempo flagelan dulcemente…
Desde los muelles miro el horizonte
y es tiempo lo que veo.
Porque mi mar es tiempo que respira
y yo, junto a mi mar,
sólo tiempo respiro.

 

(Fecha incorporación al blog: 12 octubre 2017)