Un poema de "Década del insomnio"


ESTO HA CAMBIADO MUCHO


Esto ha cambiado mucho: ya no veo
aquel ciervo gallardo y distinguido
que jugaba en la sala
con los tres elefantes pequeñitos,
y todos tropezaban con la hiena,
siempre tan divertida, tan alegre.
Ya no vienen los mirlos disfrazados
de bardos y juglares, ofreciendo
villancicos, baladas, serenatas,
en antiguos rabeles,
ni el colibrí me cuenta sus problemas,
ni me piden consejo los guepardos,
ni el tigre de Bengala se ocupa de mis sueños,
ni salgo de paseo con la iguana
al caer de la tarde, ni siquiera
el martín pescador se duerme en mi regazo
como si fuera un niño.
Esto ha cambiado mucho: aquel rinoceronte
tan honrado y sincero, tan tranquilo,
ya no está, se ha marchado,
y la tierna pareja de gaviotas
ha debido emigrar hacia otro mares.
Hasta el viejo centauro y su centaura,
que tanto me querían,
me dijeron adiós, me abandonaron,
como también se fueron los halcones.
las nutrias, los delfines…

Esto ha cambiado mucho: todos dicen
-el doctor, mi familia, mis amigos-
que me encuentran muy bien,
que cuánto he mejorado en poco tiempo.
Y nadie se da cuenta
de que yo, en poco tiempo, me he quedado
completamente solo.